Defectos visuales más comunes: Miopía, Hipermetropía, astigmatismo, Presbicia

Los defectos visuales más comunes son los errores de refracción, cuya causa puede ser la longitud del globo ocular, la alteración de la forma de la córnea o el envejecimiento del cristalino. Estos defectos son conocidos como miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

¿Cuáles son los defectos visuales más comunes?

Los errores de refracción son muy comunes y se caracterizan por la incapacidad del ojo para enfocar las imágenes. A continuación, te presentamos detalladamente de qué se trata cada uno de estos defectos visuales:

Miopía

Produce visión borrosa lejana, debido a que las imágenes se enfocan por delante de la retina y no sobre esta. Aparece en la infancia y se desarrolla aproximadamente hasta los 20 años de edad. Puede producirse por el alargamiento del globo ocular o por la curvatura prolongada de la córnea.

Hipermetropía

produce visión borrosa de cerca, debido a que las imágenes se enfocan detrás de la retina. Es un defecto que avanza en la infancia y tiende a corregirse a medida que se desarrolla el ojo. Sin embargo, puede permanecer de por vida. Puede derivarse en otras enfermedades como el estrabismo (desviación de los ojos) y la ambliopía (ojo vago).

Presbicia o vista cansada

Tiende a aparecer a partir de los 45 años de edad y es la incapacidad para enfocar de cerca con nitidez. Se produce por la pérdida de elasticidad del cristalino, producto del envejecimiento del órgano visual.

Astigmatismo

Provoca visión borrosa y distorsionada, tanto cercana como lejana. Las imágenes se enfocan sobre la retina de manera distorsionada. Tiende a aparecer asociado a la miopía e hipermetropía. Este defecto puede ser hereditario o derivarse por causa de un traumatismo, enfermedad o cirugía. Puede provocar dolores de cabeza y oculares, así como mareos.

Dependiendo del error de refracción, estos defectos visuales pueden ser corregidos con el uso de gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva. Debido a que no es posible prevenirlos, se recomienda acudir a revisiones oculares constantes para detectarlos a tiempo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *